Exposición de Arte

publicado en: Noticias | 0

LaszloMoholy-Nagy, el artista que se adelantó a nuestra época

ThePaintings of Moholy-Nagy: TheShape of Things to Come es una exposición que se mantendrá abierta en las instalaciones del Museo de Arte de Santa Bárbara en California hasta el próximo 27 de septiembre. En esta muestra puede apreciarse una de las facetas menos explotadas de la obra creadora de este artista húngaro, más bien relacionado con las artes gráficas y la fotografía, la pintura.

Contradictoriamente, el artista que estuvo tan vinculado a la tecnología, terminó su vida agradecido por contar con unos cuantos pinceles y unos tubos de pintura, convencido de que la tecnología era capaz de arruinar el genio creativo de los exponentes de la pintura y escultura, y esclavizarles.

De este modo, la antología que muestra el Museo de Santa Bárbara se extiende desde algunas obras que datan de 1920, tres años antes de que Moholy-Nagy formará parte del cuerpo de docentes responsable de la fundación de la Bauhaus en Dessau junto a Walter Gropius, hasta los últimos años de vida del artista en los Estados Unidos, país donde se refugió a causa de la persecución nazi luego de pasar una temporada en Inglaterra, y donde murió víctima de la leucemia en 1946.

La colección, compuesta de 30 obras llevadas a cabo sobre papel y sobre lienzo, muestran la faceta de Moholy-Nagy como uno de los precursores del constructivismo, adelantándose incluso al trabajo del ruso AleksandrRódchenko. En las piezas que corresponden a la década de los cuarenta puede verse la melancolía de un hombre desencantado del mundo y sobre todo, de la tecnología.

Moholy-Nagy, que pensó que el arte purista y la tecnología al servicio de los artistas, podían ser la clave para la construcción de un mundo mejor, tuvo que comprobar con desengaño cómo los mismos avances tecnológicos de los que se convirtió en defensor en algún momento de su vida, se volvían contra la humanidad, transformados en armas de guerra capaz de arrasar con vidas.

En una oportunidad, el artista húngaro que trató de llevar los preceptos de la Bauhaus a Estados Unidos sin obtener los objetivos deseados, llegó a afirmar que en algún momento de la humanidad, la ignorancia podría medirse en aquel que no fuese capaz de manejar la cámara lo mismo que un bolígrafo, y esta premisa resuena hoy con más fuerza que nunca, justo en un momento en el que la tecnología está presente en cada detalle de la vida de las personas.