Luis Benshimol: “Un lugar para el cuerpo” en el Reina Sofía

publicado en: Luis Benshimol | 0

El Museo Reina Sofía presenta en el Palacio de Velázquez del Retiro, la primera antológica del artista alemán Franz Erhard Walther, con la exposición “Un lugar para el cuerpo”, bajo la comisaría de João Fernandes, conformada por objetos participativos y esculturas en tela.

“Una obra de arte no existe en sí misma”

Para Franz Erhard Walther es esencial la interacción entre materiales y acción, público y objeto. Erhard percibe al arte como una naturaleza inmaterial y performativa, convirtiendo en su visión de tiempo y espacio en materiales escultóricos. Desde los años 50 hasta el día de hoy, el artista se anticipó a muchas de las cuestiones que identifican la historia del arte, con respecto al objeto artístico y la naturaleza del espectador. Fernandes, quien curó la muestra, considera que la obra de Erhard Walther es pionera, al ser él el precursor de muchos de los nuevos lenguajes que han dado nuevas posibilidades a la escultura en el siglo XX, activando la idea de acción en las piezas.

La activación de la obra se completa con el espectador. Una obra de arte no existe en sí misma. –Franz Erhard Walther.

Cada una de las piezas despierta una experiencia sensorial y una situación que éstas potencialmente construyen, logrando que el público sea una escultura a partir del momento en que se encuentra con la obra. Durante la exposición, el artista preparó a una serie de actores para una representación, relacionada con algunas de las instalaciones que serán previamente anunciadas para invitar al público en las demostraciones de trabajo.

Fusión entre espectador y acción

Dentro de la exposición se agrupa una selección representativa de sus obras de acción en sus comienzos, considerada por el autor como “Demostraciones de Trabajo”, logrando que el espectador sea material escultórico de la obra, activando las telas-objetos que completan la pieza. Destaca para representar esta relación la instalación 1.Werksatz, presentada por primera vez en Kassel Alemania en 1972, obras que muestran el inicio de la exploración del artista en muchas ideas que se mantienen en otras obras.

Wandformationen (Formaciones de pared) y Das neue Alphabet (El nuevo alfabeto) son incluidas en ésta muestra, completada por la selección de algunos trabajos en papel de su primera etapa, como lo es Wortbilder (Fotografía de palabras), reinventando las formas tipográficas reveladas por sus alfabetos escultóricos, invitando al espectador a descubrir su legibilidad en el espacio para crear una interacción.

La muestra cuenta con la colaboración de Goethe Institut completada con un catálogo, así como una diversidad de fotografías históricas, esculturas, dibujos y vídeos.

Ver fuente