Luis Benshimol: Rosemarie Castoro. Enfocar al Infinito

publicado en: Luis Benshimol | 0

El Museu d’Art Contemporani de Barcelona, MACBA, presenta “Enfocar al Infinito”, la primera gran retrospectiva del trabajo de Rosemarie Castoro (Nueva York, 1939-2015). La exposición muestra su legado creativo por primera vez en detalle, incluyendo pintura abstracta, arte conceptual, acciones performativas, poesía, mail art, esculturas, instalaciones y land art.

Evolución transmedial

Con una comisaría de Tany Burson, esta exposición muestra el excepcional aporte de Castoro a la pintura, el lenguaje creativo y el performance, poniendo de manifiesto cómo esta artista no ha tenido la atención que se merece, reivindicando su trabajo. Castoro es considerada como una de las figuras claves del minimalismo por la continua experimentación de sus obras. Siendo parte de la vanguardia neoyorquina en los 60 y 70, desarrolló un trabajo minimalista, posminimalista y conceptual. Relacionada estrechamente con el movimiento feminista, sostuvo acciones de activismo en el marco de la Art Workers Coalition, asociándose con artistas contemporáneos como Carl André (con quien estuvo casada hasta 1969), Hollis Frampton, Sol LeWitt e Yvone Rainer.

Rosemarie Castoro, “Orange, Ochre, Purple, Yellow Y”, 1965. Foto: MACBA

Castoro, quien se definía a sí misma como “pintoescultora”, realizó un gran aporte al concepto de artista “intermedia” o “transmedial”, aquel que cruza distintos medios para expresarse. Las más de 250 obras expuestas han sido organizadas cronológicamente para reconstruir la narrativa de un recorrido de cambios y evoluciones, manejando todo tipo de prácticas, pasando de las artes gráficas a la danza y de la pintura a la escultura. La muestra está centrada en una de las etapas más fructíferas de su trayectoria y cuenta con obras cedidas en préstamo desde Nueva York, de las galerías Broadway 1602, Hal Bromm, así como del MoMA y otras colecciones privadas.

 “¿Todos mis problemas giran en torno al espacio? Hace tiempo, el tiempo era mi problema. Ahora, el espacio. Quiero esculpir el espacio. Estoy esculpiendo el espacio”

—Rosemarie Castoro

Dentro de su investigación, Castoro trabajó exhaustivamente una inmensa variedad de expresiones comunicativas, generando vínculos entre técnicas, sin establecer una jerarquía en expresiones, utilizando pintura, dibujo, escultura, arquitectura o performance. En sus escritos, dos temas resaltan por repetición y constante tratamiento: el infinito y el espacio. “¿Todos mis problemas giran en torno al espacio? Hace tiempo, el tiempo era mi problema. Ahora, el espacio. Quiero esculpir el espacio. Estoy esculpiendo el espacio”. Así lo escribió en sus diarios, que serán publicados en el marco de la exposición.

Rosemarie Castoro, “Hour # 6”, 1969. Foto: Pinterest

“Enfocar al infinito”

En su primera etapa creativa, sus pinturas muestran una composición mínima con incontables repeticiones y colores intensos que crean contrastes cromáticos, con una gran precisión en el dibujo a lápiz. Avanzó luego hacia sistemas que la desplazaron hacia el arte conceptual, acercándola hacia las abstracciones monocromas, conocidas como “Inventory”, donde utiliza líneas diagonales para registrar mediciones del espacio. Posteriormente, salió del estudio inclinándose profusamente hacia el concepto de intermedia, empezando a manifestar su obsesión por el tiempo.

Luego de abandonar el color, reconoció su problema con el espacio, naciendo su inquietud de esculpirlo desplazando al tiempo. El uso de la pintura, la escultura y el dibujo, son combinadas dentro de sus obras, adquiriendo un carácter casi arquitectónico, acercando su obra a los conceptos de escultura minimalista. A mediados de los setenta, la artista empezó a producir land art y esculturas públicas de grandes dimensiones que engañan la percepción a través de la perspectiva, producciones que explican su estudio del infinito.

Dentro de las obras que podrán verse en el MACBA, se encuentra la intervención arquitectónica “Gallery Cracking” además de “Room Revelation”, una instalación participativa de 1970. También hay esculturas realizadas con resina epoxi de cuando Castoro incursionó en la abstracción minimalista con totems de acero y hormigón, los mismos materiales que utilizó para la creación de la serie “Flashers”.


La exposición permanecerá abierta al público en el MACBA hasta el 15 de Abril de 2018. 

Ver fuente