Luis Benshimol: “Radical Women”: muestra para la historia

publicado en: Luis Benshimol | 0

La exposición “Radical Women: Latin American Art. 1960-1985” en el Museo Hammer de Los Ángeles, fue la clase de exhibición por la que todo crítico de arte espera una vida entera. La muestra cambió las reglas del juego, puso a las mujeres en el eje de la discusión global en términos de arte y dejó al visitante lleno de curiosidad.

Detrás de las mujeres radicales

El Hammer Museum presentó una de las exposiciones más importantes, innovadoras y necesarias del 2017. Del 15 de septiembre hasta el 31 de diciembre de 2017, “Radical Women” contó la primera historia sobre las prácticas de mujeres artistas en Latinoamérica, Chicanas y Latinas nacidas en los Estados Unidos entre 1960 y 1985.

“Radical Women” fue organizada por el Hammer Museum, de Los Ángeles, como parte de la propuesta Pacific Standard Time: LA/LA, una iniciativa de la Fundación Getty en colaboración con instituciones artísticas a lo largo del Sur de California. Previo a su montaje, la exposición requirió 6 años de investigación. Con co-curaduría de Cecilia Fajardo Hill y Andrea Giunta, ambas emprendieron una misión de recopilar una gran número de obras históricas con marcada tendencia femenina que han sido marginadas a lo largo de la historia, como también aquellas que han sido observadas con obsesión.

El show reunió a más de 116 mujeres creadoras provenientes de Sudamérica y Centroamérica, el Caribe y los Estados Unidos. Algunas de las artistas tienen una reconocida trayectoria en el mundo del arte, como el caso de Lygia Clark y Ana Mendieta, entre otras. Se pudieron apreciar piezas experimentales con inclinaciones lúdicas, referencias a la sexualidad o al hecho de vivir en el anonimato, mientras que otras artistas apuntaron más bien a dejar mensajes políticos a través de sus obras, en medio de guerrillas, golpes de estados y guerras civiles.

La exposición sugirió de forma alternativa, guiar al espectador hacia un escrutinio propio o mirar de forma penetrante a los documentales que ofrecen rituales de supervivenvia personal, así como estilos más formales de experimentación. Ha sido considerado como unos de los espectáculos más serios y eruditos presentados hasta el momento, donde se contaron historias necesarias que afirman la carente necesidad de ser sabia o inteligente, ama de casa o profesional, para expresar su radicalidad en la expresión artística, punto que comparten todas estas mujeres.

Representación Latina

Con representación de artistas provenientes de 15 países, de los cuales de Latinoamérica: Brasil, México, Argentina, Colombia y Chile, no podía faltar también la participación de 7 artistas venezolanas quienes también se destacarón en su modernización a partir de los años 50, dejando un legado de abstracción geométrica, convirtiendo a Venezuela para aquel momento en un campo floreciente para las nuevas técnicas de experimentación, enfocadas en el conceptualismo que se abordó hasta los 60. Estas fueron Mercedes Elena González (1952), Margot Romer (1938), Tecla Tofano (1927), Antonieta Sosa (1940), Ani Villanueva (1954), Yeni & Nan (1977-1986) y, por supuesto, Marisol (1930). 

La exposición contó con una selección del trabajo de 120 mujeres artistas y colectivos, con más de 280 obras en fotografía, video y otros medios de categoría experimental. De las artistas más destacadas dentro de la exposición, se encuentran, Lygia Clark, Ana Mendieta y Marta Minujín, junto a nombres que pudieron pasar desapercibidos como el Zilia Sánchez nacida en Cuba, la escultura colombiana Feliza Bursztyn y videos de la artista brasileña Leticia Parente. 

Sorprendiendo en gran medida la propuesta del show, se exploró todas las superficies de una sola vez, obteniendo en el proceso pocos fragmentos de historias específicas. Muchas individualidades salieron a la luz y pudieron ser apreciadas desde su propio contexto, trascendiendo la visión de compartir una marginalización en el mundo del arte. Para los curadores, esta presentación fue solo el comienzo, entendiendo que lo más emocionante acerca de esta muestra es que sigue siendo un preámbulo a muchas más exploraciones de mujeres radicales en el arte.

Ver fuente