Luis Benshimol: La labor integradora de Phillips

publicado en: Luis Benshimol | 0

La casa de subastas Phillips incorporará completamente el arte latinoamericano a partir de la primavera de 2018, como parte de sus ventas de “Arte del siglo XX”. Considerando un mercado cada vez más globalizado para la categoría, esta acción es muestra definitiva de que se van cayendo las barreras que han supuesto una división marcada entre arte latinoamericano y el resto de corrientes artísticas, al menos en lo que a ventas respecta.

Labor integradora

Phillips ha jugado un papel fundamental en el proceso de integración de lo que se conoce como Arte Latinoamericano con el resto del mercado. El uso de las palabras a veces divide más de lo que une y, desde luego, con toda la producción artística que ha salido de nuestro continente ha sucedido exactamente esto. El lugar de proveniencia ha marcado una separación del resto, incluso pasando por encima de la categorización ligada al tiempo histórico de la producción.

Sin embargo, esta casa de subastas internacional lleva ya tiempo en su labor de colocar cuidadosa y a la vez estratégicamente, obras de arte de maestros Latinoamericanos en sus ventas de arte contemporáneo y del siglo XX. Como resultado, la demanda de los coleccionistas internacionales ha mostrado un incremento, aumentando así la confianza para la integración del arte de la región en más departamentos, aprovechando el impulso para que estos artistas reconocidos sean más accesibles a los coleccionistas.

 

Carmen Herrera, “Cerulean”, 1965. Foto: Phillips

 

Los responsables del éxito de esta estrategia de aceptación del arte latinoamericano en las salas, son el consejero delegado Edward Dolman y Vivian Pfeiffer, vicepresidenta de América y directora de desarrollo empresarial. Ambos expresaron que colapsar las barreras hacia el arte latinoamericano ha sido un “trabajo cuidadoso y estratégico, al colocar importantes obras de arte en el contexto de las ventas de Phillips”.

 

La directora del departamento de Ventas de Arte Latinoamericano de Phillips, Kaeli Deane, añade que “Phillips ha estado incorporando artistas latinoamericanos con éxito ya durante varias temporadas, lo que ha llevado a ventas récord. Como resultado de estos esfuerzos específicos, hemos expandido el alcance del arte latinoamericano más allá del campo tradicional del coleccionismo, lo cual demuestra que la integración es el siguiente paso lógico a tomar. Estamos emocionados de poder ofrecer una plataforma realmente global para vender estas obras, continuando en la construcción del mercado, dejando saber la importancia de estos artistas dentro del cánon de arte Occidental”.

Batiendo récords

Hablando específicamente de las mejores ventas, Phillips ha recibido respuestas entusiastas de coleccionistas, logrando varios récords mundiales de ventas al ofrecer obras de arte latinoamericanas fuera de su categoría designada. Entre los récords registrados destacan las dos subastas de 2016 al 2017 de la artista cubana Carmen Herrera, con sus obras “Cerulean” (1965) que se vendió por casi un millón de dólares (superando el monto previamente estimado, entre 600 y 800 mil dólares). Herrera lo volvió a hacer en noviembre con “Untitled (Naranja y Negro)“, que alcanzó una suma de $1.179.000 (también superando el monto previamente estimado, entre 700 mil y un millón de dólares). Ambas obras fueron ofrecidas en las ventas vespertinas de Nueva York de 20th Century & Contemporary Art. Otros artistas que aumentaron considerablemente sus registros fueron, Mira Schendel y Hélio Oiticica y, para mayo, “Fin de Fiesta” de Fernando Botero se incluyó en la venta nocturna de Hong Kong, debido a la creciente demanda del artista en el continente asiático.

Carmen Herrera, “Untitled (Naranja y Negro)”, 1956. Foto: Phillips

Además, Deane se muestra entusiasmada con el “repentino arranque en el reconocimiento de artistas mujeres latinoamericanas como Carmen Herrera, Lygia Pape y Mira Schendel. Paradójicamente estas mujeres han trascendido tanto género como nacionalidad para ser reconocidas sencillamente como artistas de talla mundial después de décadas intentándolo. Cada una de estas mujeres increíbles han sido sujetas a grandes retrospectivas en tiempos recientes: Carmen Herrera en el Whitney, Lygia Pape en el Met y Mira Schendel en el Tate”.

De esta manera, Phillips se ha posicionado en el mercado de las subastas al prestar especial interés en el arte contemporáneo de Latinoamérica, cerrando un balance de año positivo en 2017, luego de una magnífica acogida por parte de los compradores hacia el catalogo cuidadosamente escogido por un amplio equipo de especialistas, generando un interés creciente por nuestro arte.

 

Ver fuente