Luis Benshimol: Janssens, Ortega y Evans abren temporada en White Cube

publicado en: Luis Benshimol | 0

La Galería White Cube de Bermondsey, Reino Unido, es considerada una de las galerías con mayor extensión en su espacio interior. Para la apertura de temporada este año se incluyeron tres salones para pequeñas muestras utilizados para exposiciones innovadoras. Los elegidos este año fueron los artistas Ann Veronica Janssens (Folkestone, 1956), Damián Ortega (Ciudad de México, 1967) y Cerith Wyn Evans (Llaneli, 1958).

Anna Veronica Janssens

Su primera gran exhibición en White Cube incluye nuevas y recientes esculturas e instalaciones a modo retrospectivo, a través de las cuales la artista explora el espacio temporal y los límites de la percepción, precisando la instalación y las esculturas minimalistas. Janssens percibe sus instalaciones como una especie de hipnosis, enfocándose la atención y la conciencia de parte del espectador. En algunas series se puede apreciar cómo expone los diferentes colores de luz creando atmósferas específicas y logrando efectos fisiológicos y emocionales.

Sus primeros trabajos realizados durante los 80, fueron construcciones o extensiones espaciales de arquitectura existentes. Posteriormente, ha empleado frecuentemente su conocimiento científico en el uso de elementos no materiales como la luz, niebla o sonidos. Su trabajo puede actuar como palancas, alentando a la intensificación de la conciencia visual a través de la exposición de las condiciones transitorias en una situación particular y disminuyendo la percepción.

Damián Ortega

El artista presenta Play Time, una gran exhibición del nuevo trabajo del artista, enfocándose en temas de alternativas y de juegos, sistemas de aprendizaje de expresiones individuales. Bajo un óptica lúdica, Ortega explora los contextos como contenidos y como en una era de información digital, aún se pueden encontrar irregularidades e imperfecciones que puedan tener significados.

Damian Ortega percibe que la ciencia aspira a saberlo todo mientras que el arte persigue exactamente lo opuesto: la subjetividad, el fenómeno singular, el análisis de particularidades, los hechos en el contexto, las experiencias personales, el arte es una proceso de des-aprendizaje. El artista describe sus esculturas como una corriente de energía en su trabajo que ocasionalmente presenta explosiones e implosiones de formas, celebra su propia inacabada cruda realidad, tomando los accidentes y los procesos de su propia producción.

Cerith Wyn Evans

Continuando con la misma temática de su última comisión en la Galerías de Duveen en el Tate Britain, de Londres, sus formas de neones trasponen y transforman energía dentro de formas esculturales, creando lo que el artista ha descrito como “una zona de meditación y un lugar para ensueño“.

“Neon Forms (After Noh IV)” consiste en una compleja puntuación de neón blanco suspendida del techo con cables, cuyos arcos se extienden, se pliegan y desaparecen dentro del espacio en una delicada combinación de lineas sencillas y densas. Con múltiples capas y puntos de entradas, esto resiste a formas cercanas, creando una figura suspendida, que aparece de múltiples ángulos como si se dibujará y le diera al espectador una experiencia elástica. Su figura compleja sugiere que pliega y fluye la energía, vía material e inmaterial conductos, circuitos y coreología, trasladando el movimiento a la forma, incorporando otros movimientos precisos, codificados del teatro japonés Noh, adoptados anteriormente en algunos de sus trabajos.

Las tres exposiciones estarán abiertas al público hasta el 12 de noviembre en White Cube. 

Ver fuente