Luis Benshimol: Fernanda Fragateiro en diálogo en ARCO 2018

publicado en: Luis Benshimol | 0

Hemos aprovechado la presencia de Fernanda Fragateiro en ARCO para conversar con la homenajeada artista. En esta ocasión, su obra se encontraba en diálogo con la de Anna Virnich, por ser parte del programa Diálogos, sección de la feria en la que se ponen en conversación dos artistas de trayectorias paralelas y, a veces, generaciones distintas para trabajar en conjunto.

La venezolana Euridice Arratia fue la responsable de dar lugar a este diálogo, también propiciado por la curadora Catalina Lozano, quien forma parte de la feria. Arratia se afincó en Berlín y, junto con su colega Elizabeth Beer, fundó la galería Arratia Beer en la concurrida Potsdamer Straße, donde desarrollan un programa compuesto netamente por artistas contemporáneos.

Un diálogo contemporáneo

La conversación entre estas dos artistas contó tanto con afinidades como con contrastes. Partiendo desde puntos de vista abstractos, se podría decir que ambas comparten también una necesidad de hacer referencia a la intervención y actividad del ser humano en su entorno. Para Fragateiro, es un tema político; su gran obra azul, “Images are acts”, parte originalmente de un acto de protesta colectiva que sucedió en Frankfurt en 1974, tras la subida de los precios del transporte público. Específicamente, la artista confiesa su admiración por un libro llamado DEMO que documentó aquella manifestación y que también figura dentro de la obra, cortando la escultura de pared, suspendiendo su significado. La obra es, en esencia, un estudio de color de las imágenes contenidas en ese libro.

La fascinación de Fragateiro por los libros en general, la ha llevado a realizar una serie de homenajes al objeto en varias de sus obras. Fragateiro encuaderna libros con textiles de distintos colores y los eleva, dándoles una importancia central y un protagonismo merecido. Por supuesto, se genera la intriga de qué exactamente es lo que contienen estos libros, si es que contienen algo. En la otra esquina, Virnich usa el textil para cubrir sus lienzos, cosiendo retazos de telas abandonadas que la artista recupera sin limpiarles sus señas anteriores. El interés por el reciclaje del material es parte importante en la práctica de la alemana, cosa que crea disonancia con la forma pulcra de la obra de Fragateiro.

En adición a esto, para Arratia el diálogo se lleva a cabo también en torno a la tradición pictórica, pues tanto Fragateiro como Virnich están interesadas en el poder de la pintura, a pesar de que no pintan. Y, sin duda, existe una referencia en ambos trabajos a mujeres artistas de generaciones anteriores como Helen Frankenthaler y Agnes Martin, figuras antes meramente adyacentes a sus cónyuges o a los artistas masculinos de sus círculos, y hoy en día centrales en la historia del arte moderno. Sobre todo en este momento histórico, es importante destacar la relevancia de lo femenino y la significación de haber dado pie a una conversación entre dos mujeres artistas que, además, se refieren a otras ya fallecidas, en una sección curada por mujeres y en el stand de una galería fundada por mujeres.

Anna Virnich

[1984, Berlin]

Anna Virnich, “Untitled #46 (Okt 18:00)”, 2017. Foto: cortesía Arratia Beer

Trabaja con textiles para crear trabajos de mediano y gran formato para pared. Su punto inicial es el marco, de donde parte para iniciar el proceso de pintura. Sus lienzos muchas veces son usados e intervenidos, expuestos al clima, sudor, perfume y demás elementos externos. Poniendo telas sobre telas, juega con las texturas para crear un contraste de fragilidad y dureza, fineza delicada y brutalidad meticulosa. Estudia la fisicalidad del lienzo y también está interesada en la incorporación del olor en sus exposiciones, en integrar el aspecto visual y material con un elemento más efímero y sutil. El artefacto estético se presenta aumentando sus aspectos sensoriales.

Fernanda Fragateiro

[1962, Montijo]

Fernanda Fragateiro, “(Not) Reading Kursbuch 2”, 2009. Foto: cortesía Arratia Beer

Tiene un estilo visiblemente minimalista y tridimensional. Su interés es repensar las prácticas modernas a través del estudio de materiales y objetos, además de también interesarse por la arquitectura. Sus obras potencian las relaciones del espectador con el espacio, parecen intervenciones performáticas. En su trabajo más reciente, Fragateiro se dedica al libro, dándole un pedestal específico: sus esculturas. Los libros que selecciona para mostrar cargan, lógicamente, con sus propios significados, pues la artista los elige con propósito y, muchas veces, son otros libros ya existentes los que hacen nacer su obra. Le interesa lo que construimos y destruimos, lo que unimos y separamos.

Ver fuente