Luis Benshimol: Esmelyn Miranda: “Otras formas indeterminadas”

publicado en: Luis Benshimol | 0

La Sala Mendoza de Caracas inaugura la exhibición individual “Otras formas indeterminadas” de Esmelyn Miranda. La muestra sigue las exploraciones de Miranda en el terreno del reciclaje y reutilización de materiales. Miranda fue el artista ganador de la 14º edición del Premio Eugenio Mendoza en el 2017 y, más recientemente, le fue concecida una beca de producción de parte de la Fundación Otazu para un artista residente en Venezuela, en el marco de “Deconstrucción: arte contemporáneo venezolano” en ARCO 2018.

 

Me pareció un momento específico importante para traducir, porque es la experiencia que estamos viviendo todos. Nos marca directa o indirectamente

– Esmelyn Miranda a El Nacional

Sin desperdicio

 

Esmelyn Miranda, “Julio/agosto”, 2016. Foto: cortesía Carmen Araujo Arte

 

El Premio Eugenio Mendoza llevó a Esmelyn Miranda (1977, Valencia, Venezuela) a Cali, Colombia. Tras una residencia en la galería Lugar a Dudas, donde el artista tuvo la oportunidad de desarrollar algunas de sus inquietudes, Miranda vuelve a Caracas con un cuerpo de obra en el que dedica a investigar las consecuencias plásticas de objetos encontrados. Esta exposición individual en los espacios de la Sala Mendoza es parte del merecido galardón.

Miranda, quien previamente se ha dedicado a las artes gráficas y el performance, se vuelca sobre el objeto y lo descontextualiza para hablar específicamente del presente que se vive en Venezuela con la escasez de productos alimenticios. Sin embargo, su desempeño creativo actual es también un performance en la medida en la que el artista debe reconocer y documentar los espacios de convivencia, recorrer la ciudad en busca de materiales y actuar para poder conseguirlos. A través del intercambio con otros clientes de mercados urbanos, Miranda recolecta y cataloga bolsas plásticas que luego derrite y plancha para conseguir un nuevo lienzo, cargado de emociones, de historias particulares y de una gran tragedia colectiva. El artista toma estos objetos descartados y los recarga de una nueva simbología, lejana a la función utilitaria que solían cumplir.

Además de “Julio/agosto” (2016), pieza que le hizo ganador del premio, se exhiben en un ambiente que intenta recrear el taller del artista, una serie fotográfica en la que se evidencia el proceso de cambio de los materiales que recolecta; otra serie de obras en las que el artista también realiza una labor de metamorfosis a objetos cotidianos de su entorno inmediato, completadas durante su residencia en Cali; y finalmente dos libros de artista impresos en Colombia.  

 

Relato de actualidad

 

Desde la nada, arropa todo. La simplicidad de la obra captura y expresa la complejidad de nuestro momento

– Sofía Hernández Chong Cuy, miembro del jurado del 14º Premio Eugenio Mendoza

 

En una reciente entrevista con el diario El Nacional, Miranda comenta que su propuesta intenta reflejar lo que vive la sociedad venezolana y que, a partir del uso de las bolsas, desea dejar constancia de un hecho crítico. Al ser cuestionado sobre la temática de las colas para comprar comida, el artista contesta: “Me pareció un momento específico importante para traducir, porque es la experiencia que estamos viviendo todos. Nos marca directa o indirectamente y de eso podemos hablar los artistas: estamos involucrados en la sociedad como observadores, a la expectativa de todo lo que nos rodea; eso influye en nuestras obras. Siempre he trabajado con un material que venga de segunda mano, que haya sido manipulado por otras personas; comencé a hacerlo para mis obras pictóricas y lo reutilizo. Sucede lo mismo con las bolsas: subsisten en un espacio temporal que es la crisis y engloban la situación de dónde y cómo fueron recolectadas”.

 

Miranda destaca a su vez la importancia de poder definir el discurso, sin caer en la irresponsabilidad de no trabajar las creaciones sobre lo que vive día a día el venezolano. El artista considera la relevancia de “un momento histórico en el que predomina la escasez de los materiales, por lo que caemos en el olvido de la abundancia” y continúa: “Mis obras están rozando lo político, las formas de trabajo que van en la visión directa del artista, que se basan en la revisión de cómo convivir con la sociedad. Mi trabajo va hacia lo político, además, porque somos todos parte de esto, no me puedo retirar, cerrar los ojos. Sería irresponsable no trabajar sobre lo que vivimos. Es un momento bastante importante. No me gustaría indagar con otros medios y formas cuando estamos atravesando por esto. Es responsabilidad de todos poder definir los discursos que se van a proponer, es un camino pertinente”.

Al hablarle de forma tan directa al momento histórico del país, con un tinte crítico no violento, no resulta sorprendente que la decisión del jurada haya sido unánime a la hora de elegir a Miranda como ganador del Premio Eugenio Mendoza. El jurado integrado por Sofía Hernández Chong Cuy, Eliseo Sierra y Luis Lizardo así lo definieron por su manera de “sintetizar plásticamente un presente sin sobre determinarse. Desde la nada, arropa todo. La simplicidad de la obra capta y expresa la complejidad de nuestro momento. A través de la economía de los medios, tenemos un resultado contundente. Esta economía también está relacionada con una precariedad de recursos actualmente en el país.”

 

Brillante camino

 

 

Miranda se presentará individualmente en el stand de la Galería Carmen Araujo Arte en la 27° edición de ArteBA 2018, así como también en Ch.ACO 2018. En Buenos Aires, Miranda compartirá con otros nueve artistas la sección “Solo Show Zurich” bajo la curaduría de José Luis Blondet, con la premisa de “proponer un desorden contra el orden“. El artista llevará bolsas hechas hojas que relatan las anécdotas de su vecindario. Luego de un proceso de limpieza, observación y organización, para lograr el engranaje perfecto de estos libros plásticos que construyen un discurso cromático de la crisis, descontextualizando los desechos a una segunda transformación. Alejándose de los panfletos, el artista manifiesta que es una traducción del tiempo.

Graduado en la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena de Valencia, el pintor de 40 años también completó sus estudios de Fotografía, Elaboración y Restauración de Libros en México entre 2004 y 2006. En el año 2013 hace su primera muestra individual “Elogio del gesto” en el Museo de Arte Valencia, participando en numerosas colectivas desde el 2007 en Europa y Latinoamérica, destacando su participación en la feria ARCO Madrid; sección libros de artistas “As Tables are Shelves”, Madrid 2015 y la Feria Internacional de Arte ArtBO, sección de libros de artista en Bogotá 2015.

 


La exposición “Otras formas indeterminadas”, estará abierta hasta el 18 de agosto en el horario habitual de la Sala Mendoza.

Ver fuente