Luis Benshimol: Ernesto Neto: Lo sagrado es el amor

publicado en: Luis Benshimol | 0

La Galería Fortes D’Aloia & Gabriel se complace en presentar O Sagrado é Amor (Lo sagrado es el amor), la nueva exhibición de Ernesto Neto. En ella se presentan esculturas vestidas e instalaciones que buscan alejar al espectador del caótico ritmo de vida urbano y acceder a un estado de introspección.

Llegar a lo sagrado

En este momento la turbulencia que vivimos, donde las cacofonías de todas las opiniones, violencia verbal y expresiones de odio son parte de nuestra vida diaria, es necesario alcanzar la introspección y contactarse con uno mismo en la búsqueda una sociabilidad más armoniosa, incluyendo la espiritualidad en nuestra vida diaria

–Ernesto Neto.

Vistas de la instalación de “O Sagrado é Amor” en Fortes D’Aloia & Gabriel. Foto: cortesía de la galería

Para Neto lo sagrado puede manifestarse en estados meditativos a través de una profunda relación con la naturaleza. Tanto el material que forma parte de los tejidos de crochet que utiliza como los colores seleccionados por el artista, evocan esta relación. En esta exposición, los dos pisos de la galería fueron destinados para la exhibición, comenzando en el piso de abajo, donde Neto presenta diversas piezas de arte que el público puede usar. “Recibe mi amor, mientras yo recibo el tuyo”, son instalaciones con formas de células ameboides en la pared, desde la que se extienden dos brazos, que finalizan cada una en una tiara. “Nosotros estamos entre el cielo y la tierra (lamaê)”, invita al espectador a sentarse en un banco de madera y vestir el trabajo artístico sobre sus hombros.

“Tres cantos de brotes y una danza (Travestes)”, es una escultura que sostiene una pesada esfera de aguamarina en su interior. Aquí, tres personas deben vestirse y negociar entre sí para mantener el balance que previene que la piedra no caiga mientras su peso lleva empuja los que interactúan hacia el centro. Este grupo toma parte en la experiencia basada en una relación de confianza y dependencia, como la naturaleza misma, donde se adecuan fuerzas antagónicas.

Vistas de la instalación de “O Sagrado é Amor” en Fortes D’Aloia & Gabriel. Foto: cortesía de la galería

En el segundo piso, la habitación es dominada por un rojo intenso que el artista asocia con el chakra básico, el responsable de la energía física. El olor de especies indias y las hojas de laurel también son fuertes, a las cuales se le atribuyen propiedades terapéuticas, como limpiar el aire y aliviar el estrés de las personas. En este ambiente crea un escenario para que el público tenga una experiencia inmersiva: los sentidos se despiertan y los participantes se permiten reconectarse consigo mismos, sentirse cálidos, oler ricas fragancias, relajarse y tener la posibilidad escuchar el silencio.

Atravesando el arte

El propio Neto demostrando la experiencia de su obra “Tres cantos de brotes y una danza”. Foto: cortesía de la galería

Durante más de 25 años, Ernesto Neto ha acumulado un gran catálogo de obras que recorren desde dibujos hasta grandes instalaciones, definidas como piezas creadas para atravesarlas, habitarlas, sentirlas e incluso olerlas, con la intención de que el espectador pueda interactuar y lograr una experiencia de arte desde todos sus sentidos, entendiendo que estas obras con tan frágiles y delicadas como el cuerpo humano.

Neto se destaca como artista por lo orgánico de sus esculturas, transformando la experiencia del arte de visual a multisensorial, guiando la atención a sensaciones en estado puro, en la medida que el espectador va recorriendo la superficie de la pieza. De esta forma, se produce una sensación de fusión entre la obra y los espectadores, quienes obtienen una transformación a través de estos encuentros íntimos que se inicia en el momento en que se recorre la obra, logrando sensaciones producidas por la estructura transparente que será cambiante en la medida del peso del cuerpo, transformándose debido a la marca de los otros cuerpos que llegarán luego.

Ernesto Neto, “Burbuja Blanca” donada al Guggenheim Bilbao. Foto: ABC

Una de sus obras que logra esta experiencia es la conocida como “Burbuja blanca” que fue donada por Ernesto Neto al Museo Guggenheim de Bilbao en su XX aniversario, basada en uno de los elementos que conformaban “Hiperhorizonte de eventos”, incluida en la exposición que tuvo lugar en el museo para 2014, ha sido reconfigurada para adaptarse a los espacios del edificio.

Ver fuente