Luis Benshimol: El repunte del arte Latinoamericano

publicado en: Luis Benshimol | 0

La gran conclusión de la charla “DIVERSIDAD ARTICULABLE DESDE UNA COLECCIÓN: ARTE LATINOAMERICANO EN EL MFAH” ha sido, sin lugar a dudas, que el arte Latinoamericano va en camino a una mayor legitimación en el mercado del arte internacional. El encuentro contó con intervenciones de Gary Tinterow, director del Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH) desde el 2012; August Uribe, vice-director de Sotheby’s; curador de arte internacional del TATE; y Mari Carmen Ramírez, directora del Centro Internacional para las Artes de las Américas (ICAA) del Museo de Bellas Artes de Houston.

Crecimiento sostenido

En los 90, los coleccionistas de arte en general tendían a ser extremadamente nacionalistas con respecto a sus compras. Según August Uribe, en 1991 habían más publicaciones sobre Picasso que estudios de arte Latinoamericano y, gracias a Mari Carmen Ramírez y la labor del ICAA, Latinoamérica ha sido traída a la delantera del arte occidental. 2017 fue el año que marcó el cambio, con las decisiones de Phillips y Sotheby’s de integrar el arte Latinoamericano en las subastas de arte del siglo XX. Varios de los artistas incorporados, como Mira Schendel, Sergio Camargo, Lygia Clark, Jesús Soto y Carlos Cruz-Diez, han no sólo roto sino desplazado en cifras estratosféricas sus récords de ventas.

En el caso específico de Lygia Clark, anteriormente la artista generaba cierto rechazo dentro del mercado hacia finales de los 90, hoy en día es considerada una de las artistas más importantes, no sólo de Latinoamérica sino a nivel global. Según estadísticas presentadas por Uribe, en 1988 el estimado de una obra de Clark oscilaba entre los $12-16.000 dólares, radicalmente contrarios a los más de dos millones de dólares ($2,225,000) por los que se vendió una de sus obras en 2013. De igual manera, y aunque hoy en día cueste creerlo, una Fisicromía de Cruz-Diez valía menos de $10.000 dólares, cuando hoy en día alcanza el medio millón de dólares con suma facilidad. Algo similar sucedía con Soto, cuyas obras a finales de los noventa escasamente superaban el valor de los $30.000 dólares, cuando en 2016 se vendió una de sus Vibraciones por más de medio millón ($552,500). 

La crecida de los precios evidencia un mayor aprecio de este tipo de arte dentro de los Estados Unidos. Específicamente, las mujeres finalmente están en el foco de todas las grandes colecciones públicas y privadas. Y el reconocimiento, asegura Uribe, no hará sino crecer más y más. Las grandes retrospectivas dedicadas a maestros Latinoamericanos y programas como PST LA/LA sólo son el comienzo del crecimiento exponencial en precios, prestigio y exposición que tendrá el arte Latinoamericano en el futuro. 

Compromiso con Latinoamérica

En el año 2001, el Museo de Bellas Artes de Houston crea y funda el departamento para arte Latinoamericano y el Centro Internacional para las Artes de las Américas (ICAA), con el propósito de transformar la apreciación y entendimiento de las artes visuales provenientes del centro y sur del continente americano. Desde su establecimiento, Mari Carmen Ramírez es su directora.

El ICAA tomó forma en 2004 con una exposición llamada “Inverted Utopias”, que evaluó y revalorizó el arte Latinoamericano, poniendo el foco en trabajos de grandes maestros aún con una larga trayectoria de reconocimientos por recorrer: Hélio Oiticica, Xul Solar, León Ferrari, Jesús Soto, Lygia Clark, Joaquín Torres-García y Carlos Cruz-Diez. En aquel entonces, la mayor parte de los artistas exhibidos no contaban con la legitimación internacional con la que cuentan hoy en día. El New York Times hizo referencia a la exposición como una de las más influyentes del año.  

Desde ese momento, lo que ha seguido ha sido una cadena de éxitos, con exposiciones como “Gego. Transparencia y lo invisible” en 2005, “Hélio Oiticica. Body of Color” en 2006 y “Carlos Cruz-Diez. Color in space and time” en 2011. Su más reciente muestra fue titulada “HOME” y es el resultado de un esfuerzo integrador por hacer una reflexión de la identidad, asimilando la escena de arte estadounidense con consciencia de su herencia hispánica. De forma continuada, Mari Carmen Ramírez y el ICAA han demostrado su interés por hacer una equivalencia en términos históricos entre los artistas Latinoamericanos de la modernidad y sus contrapartes europeos e internacionales de los mismos períodos, quienes sí gozaron de la aclamación de la crítica.

Futuro próximo

Actualmente se encuentra en construcción un nuevo conservatorio para mayor investigación en el campo del arte, además de un nuevo edificio que servirá de hogar a obras del siglo XX y XXI, el llamado Kinder Building. Este edificio contará con túneles comisionados especialmente a artistas como Olafur Eliasson y Carlos Cruz-Diez. Sin duda serán obras en sí mismos.

Además, se ha adquirido una gran obra de Anish Kapoor que había sido especialmente comisionada por el British Museum quien, a última hora, se arrepintió de la compra dándole al MFAH la oportunidad perfecta para comprarla. Será instalada este verano en una nueva plaza que también se encuentra en obras.

Ver fuente