Luis Benshimol: El Museo de Arte Moderno Garage recibe El Otro Transatlántico: Arte Cinético y Op Art en Europa del Este y América Latina desde 1950 – 1970

publicado en: Luis Benshimol | 0

Tras su paso por Varsovia, la muestra itinerante “El Otro Transatlántico: Cinética y Op Art en la Europa del Este y América Latina 1950-1970”, llega al Museo de Arte Contemporáneo Garage en Moscú, examinando dos décadas significativas en el tiempo de la posguerra, tiempo en el que artistas en ambos continentes mostraron gran mismo interés por estas dos corrientes artísticas.

Cruzando cuerpos de agua

Garage recibe esta primavera a la más grande exhibición de arte cinético y op art de Europa del Este y Latinoamérica, realizada en alianza con el Museo de Arte Moderno de Varsovia y el SESC de São Paulo. La presentación de esta muestra en la capital rusa será desde el 17 de marzo hasta el 9 de mayo, cuando viajará a Brasil para su montaje en el SESC. El proyecto contiene más de 100 obras de arte, entre las que se incluyen pinturas, dibujos, vídeos e instalaciones, como material de archivo único que será visto por primera vez gracias a esta exhibición.

Mientras que en centros de arte como París, Londres y Nueva York, ganaba terreno la abstracción lírica, expresionista e informal, otra historia de arte estaba siendo escrita en ciudades más periferales, como Varsovia, Budapest, Zagreb, Bucharest y Moscú. Sorprendentemente, allí podía encontrarse un vínculo con lo que estaba sucediendo en Buenos Aires, Caracas, Río de Janeiro y Sao Paulo. Allí sugieron prácticas artísticas totalmente innovadoras, prácticas que buscaban movimiento, tanto estéticamente como en correlación con el público y con el espacio. Así, se empezaron a desarrollar objetos móviles, que colocaban al artista a la par de científicos e ingenieros especialistas en maquinaria. Los avances de la tecnología iban encaminando un gran desarrollo y, por parte de los artistas, una atracción innegable. Se empezó a impregnar el arte con atisbos de ciencia, para crear un nuevo tipo de interacción con el espectador, creando un futuro utópico.

“Para numerosos artistas tanto en Latinoamérica como en Europa del Este, el movimiento en el arte simbolizó una nueva subjetividad, una manera de incorporar a la ciencia en la idea utópica de sociedad que existe en el arte. Un móbil o un cuadro ob representaban medios no sólo para empujar los límites de la forma sino también para establecer nuevas interacciones. Los formatos resultantes fueron tan innovadores como experimentales, utilizaban multimedia y, en muchos casos, requerían esfuerzos colaborativos para su producción”

–Garage Museum of Contemporary Art

Pasión por el movimiento

La exhibición presenta trabajos de más de 30 artistas o grupos de artistas de ambos lados del Océano Atlántico, evidenciando intereses comunes a pesar de la distancia. Además de una exacerbada pasión por el movimiento y un interés por conocer nuevos principios de la ingeniería y otras ciencias, también influyó la migración hacia otras fronteras, en los casos de numerosos artistas, en búsqueda de una nueva vida segura.

 

Carlos Cruz-Diez, render digital de “Environnement d’Induction Chromatique Moscou”, 2017. Foto: cortesía del artista

Como ejemplo de esta necesidad, destacan tanto Jesús Rafael-Soto como el propio Carlos Cruz-Diez, ambos encuentran residencia en París y allí se establecen. En concreto, este último presenta en la exhibición en Moscú varias Fisicocromías del período de 1964 hasta 1975, además de una especial intervención en la entrada del museo. Les acompañan numerosos artistas de Europa del Este, también destacando nombres Latinoamericanos de la talla de: Martha Boto, Lygia Clark, Gego (Gertrud Louise Goldschmidt), Francisco Infante, Julio Le Parc, Hélio Oiticica y Mira Schendel.


La exposición permanecerá abierta al público en Moscú hasta el 9 de mayo de 2018 y reaparecerá poco después en São Paulo.

Ver fuente