Luis Benshimol: David Magán: “El peso del color”

publicado en: Luis Benshimol | 0

La Galería Cayón de Madrid dedica sus dos espacios de la calle Orchila para la tercera exposición individual de David Magán. El artista nacido en Madrid explora las posibilidades plásticas y espaciales de la escultura, a través de un conjunto de instalaciones y obras de pared realizadas en metacrilato.

“El peso del color”

David Magán, “I-ISO-07 v.01”, 2017. Foto: Cayón

La exhibición titulada “El Peso del Color” es una de las muchas exhibiciones individuales que ha tenido el escultor, galardonado con el II premio NH Colección de Arte Contemporáneo, durante la celebración de la Feria ARCO en 2016. Magán realiza piezas completamente contemporáneas a partir de su estudio del metacrilato y sus extensas investigaciones sobre el color. El artista mantiene su voluntad de indagar utilizando un material milenario, aprovechando a fondo sus cualidades físicas, se presenta como un recurso sencillo y poderoso.

La misión de Magán es la de trascender el concepto tradicional de la escultura que se aprecia como un elemento estático, invariable y limitado. Así, su obra pone en acción un sinfín de posibilidades cromáticas y lumínicas que superan la pura materialidad

La muestra comprende nuevos módulos geométricos, que se transforman según la luz circunda la obra y mientras va cambiando el punto de vista del espectador –existe aquí una relevante y evidente interdependencia entre obra, cuerpo y espacio. Para la exposición se editó un catálogo en el que se incluye un ensayo escrito por la prestigiosa comisaria británica Lisa Le Feuvre, Jefe de Estudios de Escultura en el Instituto Henry Moore, Leeds del Reino Unido, desde 2010 hasta 2017 y actual Directora Ejecutiva en la Fundación Nancy Holt & Robert Smithson, en Santa Fe de Nuevo México.

Atrapando el color en el aire

Desde sus inicios, Magán ha trabajado con la interacción de colores y espacios, explorando las incontables posibilidades estéticas que ofrece el metacrilato en su interacción con la luz. Igualmente, ha indagado exhaustivamente el potencial de las piezas para transformar y dejarse transformar por el espectador.

El artista consigue dar con tonalidades de amplia gama e intensidad que, situadas en las galerías de Cayón donde la luz entra por los ventanales, generan distintas posibilidades de interacción con el espectador. Colgadas en la pared, en el techo, a la altura de los ojos o simplemente a sus pies, el espectador vive la experiencia del peso del color.

La luz se presta para lograr fusiones de colores en espacios interiores y exteriores, al mismo tiempo que persigue el cambio de percepción del público de estas piezas a medida que las rodea o se desplaza junto a ellas, interactuando con esculturas que rompen con lo tradicionalmente establecido, con objetos resistentes y cerrados en sí mismo. Magán quiere atrapar el color en el aire, resaltando la ligereza de los materiales empleados en sus piezas, suspendidos en el techo mostrando su evacescencia cuando la luz muestra un constante fluir a través de él.

Ver fuente