Luis Benshimol: Arte venezolano en Miami por una buena causa

publicado en: Luis Benshimol | 0

Este jueves 19 de octubre, el arte venezolano ocupará los espacios de Bakehouse Art Complex en Miami, a petición de la comunidad que ha emigrado a la capital de Florida. Las obras allí exhibidas serán subastadas y todos los fondos recaudados de las ventas serán destinados a una organización social de larga data y establecimiento en el país: FUNDANA. Hablamos con las curadoras de la exposición –Re-Thinking Venezuela from Different Latitudes– para conocer esta propuesta por y para Venezuela desde el exterior.

El éxodo y Miami

Es un hecho ya bastante consabido que la población venezolana con posibilidades de emigrar, ha salido del país desde tiempos del paro petrolero del año 2002. Hoy en día, la cifra de venezolanos que ha huido en busca de mejores oportunidades llegaría a alcanzar los 2 millones de personas. Sin embargo, Venezuela se lleva en la maleta y, aún fuera de los límites nacionales, los venezolanos se juntan y crean comunidad.

Fuera de Venezuela existe un sentimiento de desconexión pero también una intención de conectar.

–Tam Gryn y Alejandra Esayag, CULTURADORA

Un destino popular para los venezolanos es Miami. Allí viven Alejandra Esayag y Tam Gryn, curadoras de Re-Thinking Venezuela from Different Latitudes, una exposición que busca reunir el trabajo de artistas venezolanos y ponerlos en diálogo entre ellos: “tiene que ser documentado el trabajo de los artistas que han emigrado en este período histórico. Buscamos crear un espacio que funcione también como oportunidad para los artistas, pero para además generar atención sobre la situación que se vive en nuestro país y despertar consciencias acá en Miami y los Estados Unidos”. 

Recursos para Venezuela

Sin embargo, estas jóvenes curadoras no se han quedado sólo en el aspecto expositivo de estos trabajos, ya una hazaña de gran envergadura –la recopilación histórica de las distintas perspectivas artísticas de un grupo que se ha visto forzado a emigrar. Alejandra y Tam se han embarcado en organizar una subasta en torno a la exposición por la simple razón de la necesidad que abunda en Venezuela. Es entonces cuando deciden aliarse con una ONG con la que han tenido relación desde pequeñas. Se trata de FUNDANA, una organización sin fines de lucro que se ha dedicado a “brindar atención integral a la población de niños venezolanos que se encuentran en una situación de maltrato, abandono o negligencia”.

Donar los fondos recaudados del arte, unir patrones del arte con patrones de caridad y destacar el trabajo de artistas que se mueven con acción social, no hay nada más gratificante que eso.

–Tam Gryn y Alejandra Esayag, CULTURADORA

FUNDANA tiene 25 años aportando un hogar a los niños venezolanos. Desde sus inicios en 1991, sus fundadoras, Elsa Levy y Francis Cohen, han visto crecer a más de 12 mil niños. El primer niño que llegó al orfanato ya tiene su propia familia y también emigró. Ha logrado establecerse en España donde vive con su hijo, de quien Elsa y Francis se sienten abuelas.

Un concepto comunitario

Lo curioso es que la idea de crear una exposición en torno a Venezuela surgió propiamente de la demanda de la comunidad venezolana en Miami. Este concepto llegó a Bakehouse Art Complex, donde varios de los artistas involucrados en la exposición tienen sus estudios, y son ellos quienes contactan a las curadoras para hacer el evento a beneficio de una ONG. Así, se les pide a los artistas que exploren temas como la libertad que se pierde en Venezuela y se vuelve a adquirir fuera del país, los fragmentos rotos de información que se reciben a través de las redes sociales y la percepción, que puede ser cambiante, acerca de la situación actual.

“Queríamos explorar cómo están gravitando los artistas en sus nuevos territorios, a la vez que ellos mismos están descubriendo cómo se posicionan fuera de sus lugares natales. Nuestra intención curatorial es traerlos juntos, hacerlos conversar. Porque fuera de Venezuela existe un sentimiento de desconexión pero también hay una intención de conectar. Preguntamos a los artistas: cómo se sienten, qué les ha impactado tanto dentro como fuera de Venezuela”, comentan, felices de contribuir su grano de arena. 

Más de 15 artistas se sumaron a la propuesta, nombres de la talla de Rayma y Roberto Mata, conocidos por muchos venezolanos, pero también algunos que se oyen específicamente en círculos de arte, mas no tanto fuera. Participan: Muu Blanco, Rolando Peña, Bernadette Despujols, Loriel Beltran, Nahila Campos, Gabriela García, Daniel Greenfield-Campoverde, Cristina Keller, Elba Martinez, Isabela Muci, Karen Starosta, Tony Vasquez, Tonya Vegas, Edwin Villasmil y Pedro Wazzan.

Arte que expresa Venezolanidad

Según las curadoras, quizá la expresión más literal del concepto de la exhibición es la obra de Daniel Greenfield-Campoverde, un joven artista que trata el tema de la identidad tanto como venezolano en el exterior como por la vertiente de judío nacido en Venezuela. La obra que dio a la subasta es una fotografía de su escultura “La tierra más ajena no. 2″, una pieza de hierro fundida en un molde que representa el sello de inmigración que lleva su pasaporte desde que se fue de Venezuela en 2001. “Esta obra nos une como venezolanos en el exterior con todos los sentimientos que eso conlleva, y abre la puerta a la investigación de quiénes somos como comunidad fuera de nuestro país”, comenta Tam Gryn. 

Desde un peculiar punto de vista, la artista Bernadette Despujols, muy conectada con Venezuela, hace una observación de las imágenes de las protestas más recientes y creó una serie de piezas pequeñas, desesperada por entender la violenta situación que atravesaba el país en aquel momento, intentando representar cómo las redes sociales se llenaron de estas imágenes.

Abstrayendo expresiones literales, también se encuentran Paúl Amundarain y Gabriela García. Ambos se decantan por una línea geo-topográfica en la que, por un lado Amundarain convierte una serie de tomas aéreas de los barrios venezolanos en un assemblage de coloridos espejos, criticando de una forma estéticamente llamativa uno de los aspectos más amargos de la sociedad venezolana, el contraste entre clases sociales y específicamente la pobreza. García, por su parte, se enfoca en la línea limítrofe que separa Venezuela de sus países vecinos, tomando aleatoriamente partes del mapa de Venezuela llevado a gran escala. En la misma línea de análisis a la problemática actual, Rolando Peña, un artista que lleva ya bastantes años fuera de Venezuela y cuya obra ha sido exitosa internacionalmente, dedica su más reciente investigación al “oro negro” de Venezuela.

Hacia el punto más abstracto del espectro, se encuentra la obra de Loriel Beltrán. Este artista ha penetrado ya la comunidad artística y tiene obra en el PAMM, entre otras grandes colecciones. Se ha dedicado a la exploración escultórica de distintos materiales, en este caso trabajando capas de pintura solidificada, que luego corta y raya con sus patrones y líneas. En la pieza que dio a la subasta sucedió algo especial, pues consiguió con su práctica orgánica una línea muy cinética, muy similar a Otero, Soto y Cruz-Diez. Junto con Beltrán, Karen Starosta es la artista de mayor permanencia en Miami de este grupo. Trabaja el tema del contraste desde una perspectiva emocional, dualidades como la inocencia y la oscuridad, el consciente y el subconsciente, la infancia y la adultez, que le interesan y componen su obra. En este caso, propone una piñata que recuerda a sus años de niñez en Venezuela.

Tonya Vegas, con su serie “Ser dignos del olor del pan”, logró extrapolar un elemento que representa la cotidianidad de ser venezolano: la harina PAN. Con su lenguaje impoluto, también capturó parte de un mural de Alejandro Otero y lo relacionó con parte de otra foto del cielo azul de Nueva York, resultando en una obra que también será subastada.

El evento tomará lugar el jueves 19 de octubre de 2017 en la sede de Bakehouse Art Complex en Wynwood. A las 19h se recibirá con un coctel y a las 20h empezará la subasta en vivo. La exposición permanecerá abierta al público hasta el día 5 de noviembre. 

 

Melanie García

Editora de Contenido @ Benshimolarte

Ver fuente