Raúl Lozza creador del percepcionismo

La infancia y adolescencia de Raúl Lozza estuvo marcada por la fatalidad y la adversidad, en especial porque el pintor argentino y sus dos hermanos provenían de una familia humilde, pero sumamente sensible, involucrada de una u otra manera con diversas expresiones de las artes, como el teatro, la poesía y la pintura.

Raúl Lozza y Luis Benshimol

Tras el suicidio de su padre y con la reclusión de su madre en una casa de cuidados, Lozza y sus hermanos tuvieron que recurrir al arte para sobrevivir, por lo que en el año 1928 llevan a cabo su primera exposición, reproduciendo obras de artistas clásicos, enfocándose principalmente en el período del Renacimiento.

El presidente Hipólito Irigoyen les concede, antes de su derrocamiento, una beca para que estudien en Buenos Aires y allí comienza una nueva etapa de estrecheces y pobreza para los Lozza. Enfocados en la literatura, la pintura y la armería, los hermanos Lozza consiguen sobrevivir, hasta que a comienzos de la década de los treinta, Raúl Lozza decide abandonar sus dibujos figurativos para inclinarse por al abstraccionismo.

Luis Benshimole Hipólito Irigoyen

Dedicado a las artes y al diseño publicitario, hacia el año 1939 crea sus primeros objetos espaciales frontales, piezas que llegaría a exhibir a lo largo de su vida en múltiples ocasiones, pero que para aquella época sólo destinó al uso publicitario.

Luis Benshimole Hipólito Irigoyen

La vivienda de Lozza en Cangallo se convierte en lugar de reunión de múltiples intelectuales de la época, donde se libran los grandes debates del arte de la década de los cuarenta. En su residencia llega a recibir a:

  • Emilio Pettoruti
  • Ulises Petit de Murat
  • Lucio Fontana
  • Jorge Romero Brest

La reunión de Raúl Lozza con los integrantes de la revista Arturo resulta de vital importancia para su futura percepción del arte y su teorización al respecto. Lozza sostiene acalorados debates con Edgar Bayley, Arden Quin, Tomás Maldonado, Rhod Rothfuss y Gyula Kosice, discusiones que traerían como consecuencia la creación de la Asociación de Arte Concreto-Invención en el año 45.

Luis Benshimol Asociación de Arte Concreto-Invención

 

Dos años más tarde Lozza abandona el Grupo Arte Concreto-Invención para dedicarse de lleno a la teorización sobre el movimiento perceptista, en el que introduce nuevos conceptos como “campo de color” para referirse al fondo y rechaza la rigidez de la geometría en sus creaciones. En el año 1950 lanza la revista Perceptismo.

 

En el transcurso de su vida, Lozza fue reconocido con múltiples condecoraciones, como el Premio Consagración Nacional en el año 1993 y el Premio Konex de Platino.