Enrico Castellani, maestro de la luz y el relieve

Vinculado con el Movimiento Cero, este pintor italiano es considerado una de las figuras más influyentes del arte del siglo XX. Se formó en las instalaciones de la Academia Real de Bellas Artes en el año 1952 y posteriormente cursó estudios de arquitectura en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de Bélgica.

Luis Benshimol Movimiento Cero

Enrico Castellani

En el año 1956, finalizados sus estudios en Bélgica, regresa a Italia donde conoce a Lucio Fontana y Piero Manzoni, a quienes se une para impulsar la vanguardia en la nación italiana.

Junto a Manzone, Enrico Castellani funda la galería Azimut en Milan, además de un periódico homónimo.

En estos espacios, ambos artistas se encargan de organizar exposiciones internacionales, además de publicar en su medio impreso artículos relacionados con las corrientes de arte europeo emergente.

De este modo logran vincularse estrechamente con tendencias como:

  • el Abstraccionismo expresionista
  • y el Arte informal desde sus inicios.

Enrico Castellani y Piero Manzoni teorizaron acerca del Arte informal, llegando a crear incluso una serie de términos y premisas para describir el trabajo de figuras como:

  • Robert Rauschenberg,
  • Jasper Johns,
  • Yves Klein
  • y Lucio Fontana, entre otros exponentes.

 

Luis Benshimol

Entre los trabajos y series desarrolladas por Enrico Castellani, tenemos la serie Angular y Spazio Ambiente. La primera de estas propuestas artísticas y estéticas está compuesta por doce pinturas que fueron desarrolladas entre el año 1960 hasta el año 1965. En ellas el artista italiano juega con los principios de cóncavo y convexo a partir de las curvaturas del sustrato y el uso del relieve, para dificultar la percepción de espacio y los límites por parte del espectador.

Ambiente Bianco

En Spazio Ambiente comenzó a trabajar a partir del año 1967, llamándolo originalmente Ambiente Bianco. La primera propuesta que daría origen a esta serie de trabajos, estaba conformada por diversos paneles, que formaban entre sí una estructura geométrica y parcialmente cerrada, lamentablemente destruida luego de su primera exhibición.

En 1970 Castellani retoma la idea y la dota de suelo y techo, creando así un ambiente apropiado para albergar y cobijar al espectador. Es entonces cuando decide nombrarlo Spazio Ambiente y lo exhibe al público por primera vez en la muestra “Vitalidad de lo negativo en el Arte italiano 1960/70” llevada al Palazzo delle Esposizioni en Roma. Con estas piezas, Castellani demuestra el poder de la pintura abstracta llevada a dimensiones espaciales, al tiempo que el uso de materiales luminiscentes le permiten orquestar una serie de sensaciones visuales y táctiles para el espectador.

Conocido especialmente por sus pinturas de luz, en las que el espacio, la arquitectura y los efectos lumínicos se unen para crear un arte trascendente, Enrico Castellani no tardó en convertirse en una de las referencias indispensables de la historia del arte durante el siglo pasado, influyendo especialmente en el trabajo de figuras como Donald Judd, quien le consideraba el padre del minimalismo.