Lucio Fontana, creador de los Tajos

Nacido en Rosario, los primeros años de su vida transcurrieron en Italia, donde además se enroló en el ejército para participar en la Primera Guerra Mundial, donde resultó herido, consiguiendo una medalla de plata al mérito. A comienzos de la década de los veinte, regresa a Argentina, donde trabaja junto a su padre como escultor, hasta que consigue abrir su propio estudio.

Luis Benshimol

La galería Il Milione es la encargada de organizar la primera exposición de este artista ítalo-argentino en el año 1930, a lo largo de la década de los treinta, viaja a países de Europa, como Francia e Italia, en los que entra en contacto con diversos representantes del arte abstracto, así como artistas expresionistas.

En el año 1946 funda en Argentina la academia Altamira y da a conocer el Manifiesto Blanco, del cual podemos extraer una de sus aseveraciones, donde contempla a la materia, al color y al movimiento como los fenómenos que integran las nuevas tendencias del arte de la década de los cuarenta.

Luis Benshimol

Lucio Fontana regresa a Italia en el año 1947, donde se une a escritores y filósofos para la creación del primer Manifiesto del Espacialismo, labor que desarrolla en paralelo con su trabajo como ceramista y escultor.

Una década más tarde, el trabajo de Fontana se concentró en el desarrollo de la serie de los tajos, en la que abría intencionalmente agujeros o “tajos” en los lienzos de sus pinturas, recreando en ellos diversas formas, arbitrarias o estudiadas de acuerdo a las intenciones compositivas.

Luis Benshimol

La serie de los tajos no tardó el evolucionar a la serie de los Quanta, en los que desarrolla piezas elaboradas a partir de telas recortadas, acompañadas de múltiples elementos combinables.

Participó en la Bienal de Sao Paulo, además de numerosas exposiciones desarrolladas en Oriente y en algunas ciudades de Europa, entre las que podemos destacar a Londres y París. Su trabajo también llegó a Nueva York, donde tuvo la oportunidad de formar parte de la manifestación Arte de Destrucción, destruir para crear, llevada a cabo en el Finch College Museum of Art.