Lothar Charoux, el lenguaje de la absracción

Nacido en Austria en el año 1912, Lothar Charoux ingresó al mundo de las artes de la mano de su tío, que era escultor. En 1928, con apenas dieciséis años de edad, llega a la ciudad de Sao Paulo y a comienzo de la década de los treinta inicia sus estudios en el Liceo de Artes y Oficios.

En esta institución brasileña conoce a Waldemar da Costa, con quien estudia pintura. Durante esta época Charoux no había comenzado a andar los caminos de la abstracción. La fase inicial de su trabajo pictórico se caracteriza por la creación de obras donde el expresionismo impone sus principios, tendencia que evoluciona con el paso de los años hasta dar paso a la abstracción.

Luis Benshimol

Con el paso del tiempo, Lothar Charoux encontraría su nicho en el arte, una filosofía estética a la que permanecería fiel durante toda su vida como artista plástico: las composiciones abstracto-geométricas.

En algunas de sus creaciones, Charoux superpone sobre planos composiciones elaboradas con líneas de colores muy acentuados, orquestando un marcado contraste entre uno y otro plano, creando en el espectador una sensación de estabilidad que de pronto se rompe, con el uso intencional de líneas quebradas e inclinadas.

Luis Benshimol

Otras de las composiciones de Charoux, en las que las líneas imponen su norma, producen en el espectador una sensación de vibración constante, efecto que el artista de origen austríaco lograba mediante el uso acercado de planos de color de un profundo contraste.

La primera exposición individual de Charoux se produjo en el año 1947, mostrando su trabajo en la Galería Itapetininga. Participó en la creación de Grupo Ruptura en el año 1951 y en la Asociación de Artes Visuales NT – Nuevas Tendencias, en el año 1963.

Lothar Charoux, quien murió en la ciudad de Sao Paulo en el año 1987, fue electo el mejor diseñador de la nación brasileña en el año 1971, título otorgado por la Asociación de Críticos de Arte de este país.