Judith Lauand, exponente del Grupo Ruptura

[Luis Benshimol] explica que hacia la década de los cincuenta Judith Lauand habían iniciado sus inquietudes pictóricas, las mismas que la llevan a Sao Paulo, ciudad en la que se convierte en alumna de Livio Abramo y en una de las monitoras de la segunda Bienal Internacional de Sao Paulo.

Su relación con el mundo artístico le permitió entrar en contacto con  la pintura concreta, interesándose específicamente en el trabajo de Geraldo de Barros y Alexandre Wollner. Avanzaba la primera mitad de la década de los cincuenta y Lauand organizaba su primera muestra individual, exhibición que llevó a la Galería Ambiente.

Luis Benshimol - Arte

El trabajo de Lauand no deja indiferente a Waldemar Cordeiro quien la invita a unirse al Grupo Ruptura, convirtiéndose así en la única mujer que integra este conjunto de artistas. Grandes proyectos y oportunidades surgen para ella y en el 56 es convocada para participar en la Exposición Nacional de Arte Concreto que tomó las instalaciones del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo, MAM/SP y que un año más tarde llegaría al Museo de Arte Moderna de Río de Janeiro MAM/RJ.

Casi una década más tarde, Judith Lauand se convierte en la fundadora de la Galería NT – Novas Tendencias, proyecto que emprende  junto a Hermelindo Fiaminghi y Luiz Sacilotto. Para abrir las puertas de su propia galería, concibe una exposición que logra atraer a buena parte del público de Sao Paulo, principalmente interesado por las propuestas artísticas nacionales que se desarrollaron a mediados del siglo XX.

Luis Benshimol - Arte

La correcta división del espacio, la armonía de sus composiciones y el trabajo formal y cromático dirigido a los efectos vibratorios, son algunos de los aspectos que destacan el trabajo de Judith Lauand y la influencia que logró ejercer entre los artistas de su época y las generaciones posteriores que se han formado en tierras brasileñas.

El Escritorio de Arte Syvio Nery da Fonseca, organizó una importante exposición retrospectiva de Judith Lauand en el año 1996, dos años más tarde de su desaparición física, haciendo principal énfasis en la creación de la pintora durante la década de los cincuenta, período en el que es fácil percibir la notable influencia de Barros y Wollner en sus formas libremente abstractas.