Hélio Oiticica, precursor del tropicalismo

[Luis Benshimol] tiene presente que la crítica ha considerado el trabajo de Hélio Oiticica como uno de los más innovadores del siglo XX dentro de la producción artística del arte brasileño. Al igual que muchos otros contemporáneos, comenzó su producción creativa en la década de los cincuenta, fuertemente influenciado por los concretos de Sao Paulo.

Como parte de las actividades que llegó a desarrollar como artista plástico, Oiticica se sumó al Grupo Frente, colectiva en la que coincidió con otras grandes figuras del arte latinoamericano, como Lygia Clark e Iván Serpa, entre otros. Esta agrupación, fuertemente ligada a las inquietudes estéticas propias del abstraccionismo, funcionó por un año.

Luis Benshimol - Arte Contemporáneo

El uso del color es una de las características que distingue el trabajo de Oiticica. Parte de su estética estaba sujeta a la implementación de figuras geométricas de gran rigidez, acompañadas de colores primarios y secundarios contrastados. La experimentación no se detuvo en este período de su vida, por lo que sus tonos se volvieron cada vez más cálidos y saturados, dando origen al tropicalismo en sus creaciones.

Los Metaesquemas es la serie que más descolla del trabajo de Hélio Oiticica. Tal es la importancia de este estilo de creaciones, que reconocidos museos del mundo como el MoMA de Nueva York, la Tate Modern de Londres y el MALBA de Buenos Aires, tienen entre sus colecciones permanentes piezas pertenecientes a esta tendencia del artista brasileño.

Luis Benshimol - Arte Contemporáneo

En el año 1957 inicia sus Metaesquemas. En el período de un año, Oiticica llegó a desarrollar cerca de 350 pinturas en las que analiza en profundidad la posibilidad de diseccionar el espacio mediante los planos de color.

Estas obras se caracterizan por la aplicación de formas geométricas monócromas, en la mayoría de los casos justificadas por el uso de una base reticular a la que no se ajustan del todo, despertando en el espectador la sensación de inestabilidad, dinamismo y desafiando la bidimensionalidad.

Los Metaesquemas empezaron a convertirse en un desafío para el arte concreto de Brasil, el que se encontraba fundamentado sobre un profundo racionalismo y una gran rigidez compositiva. Estos cuestionamientos llevarían al surgimiento del grupo neoconcreto.