Alessandro Balteo, creador de Desechos simbólicos

Alessandro Balteo, exponente del arte contemporáneo venezolano es considerado un artista de medios mixtos que inició su carrera en el año 1992, cuando decide estudiar escultura en la IUESAPAR. Apenas dos años más tarde de iniciar sus estudios formales como artista plástico, da inicio a su actividad expositiva participando en la muestra Índice, en el MAVAO, donde exhibe una obra en la que rinde homenaje al trabajo de Gego.

Partiendo de la premisa de que la idea es el instrumento que permite que se articule la obra, su trabajo no puede desligarse de los principios constructivistas, pero a su vez posee una carga enormemente conceptual. Es en el mismo año 94 cuando Balteo participa en la IV Bienal de Guayana con una instalación que lleva por nombre Relaciones y que se coloca dentro del edificio del Congreso de Angostura, en el casco histórico de Ciudad Bolívar.

Relaciones Hipotéticas, su tercera instalación conocida, participó en la II Bienal Camille Pissarro, que se llevó a cabo en Chacao. La retícula dibujada que pretendía instalar in situ Balteo colgaría del techo en el Centro Cultural Consolidado, hoy en día conocido como Centro Cultural Corp Banca B.O.D., pero el proyecto no pudo llevarse a cabo como el artista pretendía, razón por la que se exhibió al público una documentación fotográfica del trabajo.

Su interesante propuesta para la II Bienal Camille Pissarro lo hizo obtener una beca que le permitió viajar a Suiza, donde consiguió exponer en los espacios de 10.000 Parking, dirigido por el artista suizo Joël Mutzenberg. De la nación helvética pasa a la capital parisina, donde logra sumarse a colectivas que se exponen en el espacio Julio González y en la Cité Internacional des Arts, corría el año 1995.

A su regreso a Venezuela, Alessandro Balteo expone en los Espacios Unión, en la muestra itinerante Marco por la tierra, en la Sala Mendoza, la Galería D’ Museo, la Universidad Simón Bolívar y la Galería de Arte Nacional, entre otros recintos. En la actualidad Alessandro Balteo trabaja con sus Desechos simbólicos, una propuesta que le permite estudiar al arte como una actividad humana.