Richard Paul Lohse, explorador de los sistemas modulares

Habían transcurrido sólo dos años del siglo XX cuando Richard Paul Lohse nació en la ciudad suiza de Zurich. Siguió su propósito de ir a estudiar a París, donde atravesó estrechas condiciones económicas y formó parte de la agencia de publicidad de Max Dalang, quien lo ayudó a formarse en las artes gráficas publicitarias.

 

Buena parte de los conocimientos de Lohse fueron adquiridos de manera autodidacta. Ya en los primeros años de su carrera demostró una gran inclinación por la pintura expresionista, además de dar algunas muestras de influencia cubista.

 

 

 

 

En la década de los treinta, su gran experiencia como artista gráfico y diseñador editorial le permitió sumarse a las tendencias gráficas que emergían con fuerza en Suiza, convirtiéndose en uno de los pioneros del Movimiento Tipográfico Internacional.

 

Para esta misma época establece su residencia en su ciudad natal y funda su propio estudio gráfico. En esta etapa supo combinar a la perfección el arte con la política y la moral, convirtiéndose en uno de los principales activistas por la defensa de los derechos de los inmigrantes.

 

Hacia el año 1937, Lohse se une a Leo Leuppi para la fundación de Allianz, una asociación de artistas modernos helvéticos. Un año más tarde llevó a Londres la exposición Twenty Century German Art, en la que conoció a la mujer que se convertiría en su esposa: Ida Alis Durner.

 

 

El año 1943 marca un importante punto de quiebre en la producción artística de Richard Paul Lohse, puesto que comienza a desarrollar sistemas modulares y seriados, una estética que sellaría buena parte de su legado al arte moderno del siglo pasado.

 

La obra de Lohse se caracteriza por la reproducción de formas y elementos no representacionales, una preferencia por las dos dimensiones, en la que la interacción y el contraste de los tonos y las formas cobran una enorme importancia, basándose en esquemas lógicos y matemáticos.