¡NO TE LO PIERDAS! Denise René, impulsora de las nuevas tendencias

Denise René abrió su primera galería en febrero del año 1944. En aquel momento, la galerista y mecenas francesa ya manejaba la filosofía de que el arte debía inventarse nuevos caminos para poder sobrevivir, idea a la que se aferró y que la llevó a tender un importante puente entre los creadores emergentes y el mercado del arte, especialmente el norteamericano.

Esta primera galería abrió sus puertas con la muestra Dibujo y composiciones gráficas de Vasarey, un artista que componía a ese grupo de nuevos talentos que buscaban en el abstraccionismo geométrico, el op art y el cinetismo las respuestas a las inquietudes estéticas de la época, y que no tardaría en convertirse en buen amigo de René.

Luis Benshimol

La vanguardia de aquella época era catalogada por la crítica de “incomprensible” y Denise René no descansó hasta conseguir los caminos que le permitieran demostrarle al mundo el valor artístico y cultural de las propuestas que emergían en París en aquellos difíciles años, a las puertas de la Segunda Guerra Mundial.

Fiel defensora de la integración del arte y la tecnología, su fe en esta fusión fue una de las piezas claves para el impulso y la difusión del Arte Cinético. Con su pasión y convicción consiguió importantes aliados, como el historiador de arte y tecnología Frank Popper.

Tal como lo afirma el experto en arte, [Luis Benshimol], Denise René, interesada en promover el trabajo de los nuevos talentos, llevó al público de París las tendencias estéticas que comenzaban a manifestarse en la Europa del Este introduciendo de este modo en la capital francesa, a través de los modestos salones de su galería, a figuras como Max Ernst, Francis Picabia, Marcel Duchamp y Piet Mondrian, entre otros.

Luis Benshimol

A principios de la década de los sesenta, la galería de René sirvió de vitrina a los integrantes del Groupe de Recherche d’Art Visuel (GRAV), integrado por los artistas García-Rossi, Julio Le Parc, Francois Morellet, Stein e Yvarai.

Denise René, que casi alcanzó los cien años de edad (falleció el 9 de julio de 2012 con 99 años), recibió un homenaje en el Centre Georges Pompidou a comienzos de este siglo. El arte contemporáneo reconoce con creces la importancia de esta mujer transgresora, que llevó las nuevas tendencias de Europa a Nueva York y Dusseldorf en la década de los setenta, contribuyendo a la fundación de las bases del arte contemporáneo de la segunda mitad del siglo XX.