Adiós, Tunga

Luis Benshimol
Eros (2014). Foto cortesía de Luhring Augustine Gallery.

Con 64 años ha fallecido Antonio José de Barros de Carvalho (Palmares, 1952 – Rio De Janeiro, 2016), mejor conocido como Tunga, tras batallar contra un cáncer de garganta.

Su interés por la espiritualidad y lo esotérico lo llevaron a autodefinirse como un alquimista que buscaba “revelar los trasfondos mitológicos de la vida moderna”. A través de su obra -esculturas, performance, poemas e instalaciones- evocaba el estado preconsciente de la mente, antes de que los sentidos se antepongan en el pensamiento. Tunga se consideraba más que un artista, un poeta.

Fue un maestro del arte de dejarse llevar por esa armonía que nos invade cuando estamos entre dormidos y despiertos. El silencio del tiempo, la erupción de fantasía o el engranaje de un sueño fueron las ideas que inspiraron su obra.

Excéntricas y enigmáticas, sus obras nos situaban entre extrañas composiciones sacadas de un sueño o una pesadilla. Se interesó por la materia orgánica, por lo que sus obras llegaron a contener trozos de esqueletos, dientes, pelo, calaveras y fluidos viscosos.

Derecha: A La Lumiere des Deux Mondes (2005), Louvre. Fuente: Luhring Augustine Gallerry http://www.luhringaugustine.com/artists/tunga/artworks

Luis Benshimol
A La Lumiere des Deux Mondes (2005), Louvre. Foto cortesía de Luhring Augustine Gallery.

Con una formación centrada en la arquitectura y el urbanismo, no resulta extraño que su interés artístico fuera crear espacios. Pero más que recrear una fantasía en un lugar concreto y en un momento preciso, Tunga se encargó de hacer nacer su propio universo. Sus obras forman parte de un gran trabajo lírico y meditativo que gira en torno a la espiritualidad y a las grandes cuestiones antropológicas.

Para Brasil y para su nativo Pernambuco la muerte de Tunga supone una gran pérdida, pero su historia y su obra permanecen y nos siguen haciendo soñar. Su trabajo está exhibido, entre otras, en las colecciones permanentes del MOMA en Nueva York, el LACMA en Los Ángeles, el Museo de Bellas Artes de Houston, el Moderna Museet de Estocolmo y el Reina Sofía de Madrid.